Por: Juan Diego Pareja Vélez, arquitecto consultor BIM.

Si hay algo cierto en el mundo de la construcción es que el presupuesto nunca se cumple, y en el mejor de los casos la desviación se encuentra dentro del margen calculado. Esto por si solo habla de lo complejo que resultan los procesos constructivos llenos de imprevistos considerados normales dentro de la industria.

Frente a este panorama los industriales de la construcción han tratado de ejercer un mayor control en sus procesos, mediante inversiones tecnológicas del tipo ERP (Enterprise Resource Planning – Planificación de Recursos Empresariales) que buscan integrar todas las áreas de la compañía para tratar de conciliar la información y tener un mayor control del gasto y lograr que los procesos fluyan adecuadamente.

Pero todo esto no ha sido suficiente debido a que hasta ahora, la parte más importante, la que genera la información para realizar presupuestos y procesos es incapaz de suministrar con la velocidad, precisión, fluidez y detalle toda la información necesaria para elaborar una planificación o un presupuesto de obra acertados. Me refiero a los sistemas CAD, que por más de tres décadas han sido la fuente primaria de información para realizar estas tareas. Pero la complejidad y competitividad de los proyectos contemporáneos demandan nuevos recursos tecnológicos capaces de ofrecer el volumen de información con la confiabilidad suficiente para brindar a las compañías constructoras de hoy y del mañana la oportunidad de competir por su supervivencia.

Ilustración 1 ESQUEMA FLUJO DE TRABAJO CAD

Bajo este flujo de trabajo las bondades de un modelo 3D del proyecto pierden vigencia rápidamente conforme se desarrolla el diseño del proyecto. Y ni qué decir del presupuesto que para poder obtener los datos es necesario tomar mediciones y hacer cálculos geométricos todo el tiempo para obtener las cantidades de los materiales de obra. Todo esto sumado a la dificultad de plasmar a tiempo en un “dibujo electrónico” todas especificaciones de materiales esenciales para cuantificar y presupuestar, lo que obliga a consultar un documento anexo que contiene estos datos. Una fuente de información más que puede y ocasiona inconsistencias.

En cambio, la metodología BIM con sus procesos ha venido al rescate de la industria buscando suplir todas las carencias de los tradicionales sistemas CAD. Particularmente Revit con su capacidad de extraer las cantidades de obra del proyecto mediante las tablas de planificación o cuantificación han demostrado su poder y confiabilidad, (esto asumiendo que se hace un proceso de modelado ajustado a los cánones de la construcción virtual de proyectos). Pero este avance se puede ver interrumpido puesto que el presupuesto del proyecto no está conectado con el modelo central del mismo, en consecuencia, se pierde ese vínculo capaz de actualizar la información en forma inmediata, lo que permitiría presupuestos ligados al vaivén de las modificaciones naturales al proceso de diseño y construcción.

Ilustración 2 Esquema flujo de trabajo BIM convencional

Una forma de obtener todo el beneficio de BIM es lograr un presupuesto del proyecto integrado con los procesos BIM. Esto es posible gracias a SIGMA ESTIMATE, un software de origen Danes, con sucursales en USA, que acaba de estrechar lasos con Autodesk lo que le ha permitido integrarse íntimamente con Revit, logrando tomar directamente del modelo la información de las cantidades de los componentes.

Un solo botón conecta el modelo del proyecto en Revit con el presupuesto en SIGMA ESTIMATES

Una vez en sigma es posible obtener información de todos, o de los componentes que seleccione para establecer las cantidades y asociarles a los recursos establecidos previamente, con sus respectivos costos.

El flujo de trabajo con SIGMA es ininterrumpido, sin necesidad de procesos o cálculos manuales, sin usar software que actué como un intermediario entre Revit y su presupuesto añadiéndole complejidad al proceso. SIGMA tiene una solución para cada uno de los actores de la industria de la construcción. SIGMA es sinónimo de simplicidad, rapidez y confiabilidad que lo convierte sin lugar a duda en la herramienta para costos y presupuesto de hoy y del mañana, pues la alianza con Autodesk garantiza un gran futuro e integración sin igual.

Diseñar sus proyectos con BIM, presupuestar con una herramienta totalmente integrada a la metodología y ceñirse al diseño rigurosamente al construir; serán las prácticas que permitirán cumplir lo presupuestado, como ha debido ser desde siempre.

Para conocer más sobre este y otros temas contáctanos escribiendo a info@iac.com.co. Igualmente, si quieres publicar tus artículos sobre temas de tendencia en la industria en nuestro blog, puedes enviarlos al mismo correo electrónico.

Deja un comentario