No es un secreto que la industria manufacturera es cada vez más rápida, y el ciclo de vida de los productos se acorta. Son las empresas con mayor capacidad de reinventarse para innovar las que logran posicionarse y aumentar su volumen de ventas.

Es por esto por lo que la tecnología debe ser un apoyo para que los procesos de diseño y producción sean más ágiles y flexibles, dando espacio a la creatividad y a la optimización de los recursos.

PwC, una de las principales firmas de auditoría y consultoría del mundo, calcula que el 67% de los fabricantes ya utilizan la impresión 3D, y la perspectiva de crecimiento para el sector de manufactura por adición de capas es muy prometedora.

Entre las principales aplicaciones de la impresión 3D se encuentran:

  • Creación de prototipos: revisando y validando nuevos diseños de productos para tener un menor tiempo de lanzamiento comercial.
  • Desarrollo de productos: evaluando las propiedades de los materiales, las reglas de diseño y el potencial de automatización en el proceso de desarrollo de producto.
  • Optimización: optimizando materiales y partes huecas con una celosía interna, reduciendo residuos y disminuyendo costos por fabricación de moldes y conjuntos de herramientas costosas.
  • Innovación: haciendo realidad rápidamente las ideas de los diseñadores y permitiendo fabricar productos que no se podían fabricar antes.

Sin embargo, muchas empresas temen adoptar la impresión 3D en sus procesos por la dificultad que puede traer el uso de distintas herramientas de software para el diseño, creación de celosías, simulación y preparación de archivos. De igual manera, la pérdida de productividad debido a la impresión de ensayo y error es un factor que desmotiva el uso de esta tecnología.

Ilustración 1. Celosías (Lattice) con Creo

PTC Creo 5.0, con sus extensiones de Manufactura Aditiva y Optimización de Topología, permite:

  • Conexión directa a impresoras de plástico.
  • Creación de bandejas de impresión.
  • Conexión directa a impresoras de plástico en la biblioteca de Materiales.
  • Modelado de celosías.
  • Verificación de interferencias globales.
  • Generación y personalización de estructuras de soporte de metal.
  • Optimización de topología.
  • Conversión semiautomática de geometría.

Estas herramientas permiten corregir problemas con mayor rapidez y definir acabados por medio de la asignación de materiales y colores. De igual manera, es posible validar la posibilidad de impresión identificando zonas problemáticas, realizando vistas previas de impresión y optimizando el posicionamiento del modelo en la bandeja para la impresión.

La impresión 3D tiene como objetivo tener mejores procesos de diseño y fabricación, y para esto es necesario contar con las herramientas que permitan adoptar la tecnología de una manera inteligente.

Autor: Natalia Wchima

Para conocer más sobre este y otros temas contáctanos escribiendo a info@iac.com.co. Igualmente, si quieres publicar tus artículos sobre temas de tendencia en la industria en nuestro blog, puedes enviarlos al mismo correo electrónico.

Deja un comentario