Una estrategia de implementación formal es un componente esencial para que cualquier despliegue de BIM resulte satisfactorio, y debe ir más allá de un mero programa de formación y despliegue, pues debería dar respuesta frontal a los cambios organizativos y del flujo de trabajo inherentes a BIM. 

La estrategia de implementación también debe entender que dentro de los modelos que se generen con este proceso BIM deberá aprenderse y adaptarse inicialmente con las aplicaciones de modelado 3D permitiendo la visualización y anotaciones en 2D. Abandonar de forma masiva estas aplicaciones de diseño que van a ser sustituidas es poco práctico y, a menudo, poco acertado, pero a medida que se extiende la implantación, la estrategia también podría incluir planes para la retirada por fases de los sistemas antiguos, en caso necesario. 

Las empresas deberían analizar de qué modo pueden acceder al modelo de información de edificios mediante aplicaciones relacionadas con el mismo como análisis energético, estimación de costos y especificaciones. Más concretamente, analizar el trabajo que se debe realizar hoy de forma que se tengan en cuenta siempre herramientas existentes. 

Para las empresas que llevan a cabo proyectos de gran magnitud, la estrategia de implementación debería incluir una serie de pautas para crear y trabajar con modelos grandes (requisitos de hardware adicionales, técnicas para reducir la complejidad de los modelos, etc.). 

PUNTO CLAVE 

 Como BIM representa un nuevo enfoque para el diseño de edificios (no sólo la implementación de una nueva tecnología de apoyo, sino para el desarrollo de nuevos procesos dentro de los flujos de trabajo ya existentes), las empresas deberían prestar atención a la composición del equipo que apoyará la transformación de negocio dentro de la compañía. El equipo estará formado por individuos ágiles y abiertos al cambio, que comprendieran la visión global y actuarán como evangelizadores de BIM. 

Su equipo debe proceder de toda la organización y ser reflejo de los cambios transversales en los procesos que genera BIM. Además, su comunidad de usuarios debería extenderse más allá del núcleo central formado por los operarios de diseño. De hecho, no debería poner a trabajar a sus mejores operarios de diseño en una solución como Revit Architecture; debería poner a sus mejores arquitectos y diseñadores de edificios. 

SELECCIÓN DE UN PROYECTO  

Elija el proyecto adecuado para empezar; algo con lo que su empresa ya esté habituada a trabajar, de manera que haya una única dimensión de aprendizaje. 

Si es posible, seleccione un tipo de proyecto con métricas conocidas, para que pueda determinar con precisión los beneficios de la nueva solución. Algunos de los beneficios más importantes de BIM son difíciles de cuantificar: más tiempo para el diseño directo, una presentación más clara del diseño al cliente, etc. Pero algunos beneficios, como una mayor productividad en la documentaciónresultan más inmediatos y relativamente más fáciles de determinar. La recopilación de estas estadísticas puede ayudar a justificar el rendimiento de la inversión previsto para el sistema y contribuir a obtener apoyo entre los miembros de la empresa que se muestran más reticentes. 

Hay que recordar que parte de una exitosa implementación es que todas las personas de la compañía están alineadas en el trabajo y la transformación del negocio que proveen las nuevas tecnologías y la organización de procesos con base a los desarrollos que permitan una comunicación mas directa entre los actores. 

Si requiere más información puede ingresar a nuestras páginas www.iac.com.co o www.acaddemia.com.co o contactarse con Alejandra Martinez  a trvés del correo info@iac.com.co o al teléfono 2656868  ext 305

Autor: Jennifer Barrios

Para conocer más sobre este y otros temas contáctanos escribiendo a info@iac.com.co. Igualmente, si quieres publicar tus artículos sobre temas de tendencia en la industria en nuestro blog, puedes enviarlos al mismo correo electrónico.

Deja un comentario