News & Events

Autor: Raúl Eyzaguirre

La importancia del diseño

Una de las principales razones por la cual se alcanzan altos niveles de retrabajos, reprocesos e ineficiencia en los procesos productivos durante la construcción, es debido a la baja calidad de la información de diseño y a la limitada integración de las disciplinas plasmadas en los diferentes documentos para construcción. Esta condición, genera que muchos trabajos en obra inicien con información de diseño incompleta, con bajo nivel de constructabilidad y con la incertidumbre que otros sistemas de ejecución posterior puedan verse afectados.

Hoy, no utilizar BIM para lograr un diseño realmente integrado y compatibilizado, resulta una gran desventaja desde el aspecto tecnológico y del negocio. Y justamente, esta tecnología junto con procesos modernos y una cultura colaborativa, permiten y facilitan la identificación de potenciales errores en el diseño, la integración de los sistemas que componen nuestras construcciones y la coherencia de la información. Frente a esta gran oportunidad, comparto cuatro estrategias para gestionar efectivamente la identificación y solución de incompatibilidades en el diseño.

CUATRO ESTRATEGIAS

Claridad en los objetivos y conocimiento

Empezar por definir claramente los objetivos del proyecto, lo que se espera lograr y también las expectativas o motivaciones del cliente, parece un discurso elemental, pero que pocas veces se establece y comparte explícitamente con los miembros del equipo del proyecto, incluyendo los involucrados directos y terceros. Esta premisa resulta clave, ya que la intención de diseño debe responder a estas necesidades y ser validado por el Cliente en varias ocasiones; de manera que nos conduzca a un producto que cumpla los objetivos antes mencionados.

El equipo líder del diseño o de la compatibilización, además de contar con las competencias para gestionar los modelos BIM y su información, deben tener amplio conocimiento sobre los retos del proyecto y las soluciones de diseño propuestas. Lo que no entiendes, no lo puedes cuestionar, difícilmente cambiar y menos aún mejorar. Si no entiendes el proyecto, su propósito, su distribución arquitectónica, la circulación, el funcionamiento de cada sistema, la interrelación entre sistemas, la distribución estructural, los procesos constructivos, el alcance y limitantes del proyecto; será muy complicado encontrar incompatibilidades relevantes y de gran impacto en el proyecto, las cuales representarán la mayor incidencia en los retrabajos de obra.

Descentralización del proceso de identificación

Esta tarea no debe ser exclusiva del equipo líder, es importante adoptar una estrategia descentralizada de identificación de incompatibilidades durante el proceso de diseño. Ello involucra compartir esta responsabilidad con cada uno de los miembros del equipo, facilitar las herramientas para identificar y reportar potenciales problemas o riesgos, generar espacios para compartir y debatir sobre estos, y acrecentar la motivación de cada uno resaltando la importancia de su aporte al diseño integral del proyecto.

Aprovechando el poder de la experiencia y el know-how.

A pesar de los grandes esfuerzos por intentar igual o superar la capacidad cerebral de los humanos mediante las computadoras, hasta el día de hoy esta meta no ha sido alcanzada. Por ello, delegar la identificación de incompatibilidades netamente a las computadoras, podría resultar riesgoso y poco efectivo. En ese sentido, la muy conocida herramienta “Clash Detection” que proporcionan los software BIM orientados a la coordinación de modelos, se presenta como la gran solución para identificar errores en el diseño, sin embargo, es imperativo valorar y priorizar la experiencia y el conocimiento de cada uno de los miembros de equipo, quienes a través del pensamiento analítico, crítico y creativo, serán capaces de identificar potenciales problemas para el proyecto con un mayor nivel de criticidad que los detectados por la misma herramienta. Pensar que la herramienta podrá identificar que a un equipo médico le faltan ciertas instalaciones, o que ciertos sistemas no cumplen las condiciones para el mantenimiento efectivo, son algunos de los ejemplos que la tecnología, junto con la inteligencia artificial, resolverán en el corto plazo.

Aprovechando el poder de la tecnología y la automatización

Gracias a la tecnología, las sesiones de trabajo orientadas a compatibilizar el diseño tienen la oportunidad de ser más eficientes y productivas; orientando la mayor atención de todos los involucrados a la búsqueda y evaluación de alternativas de solución, más que a destinar significativos esfuerzos a tratar de entender el problema a resolver. Este beneficio, demanda asegurar modelos BIM confiables y de calidad, con información centralizada y accesible, y bajo un entorno físico y tecnológico que facilite la colaboración entre los actores del proyecto. Un ejemplo de ello, son las salas con múltiples proyecciones, cuyo principal aporte es la simultaneidad de la información.

Asimismo, las herramientas BIM orientadas a la detección sistemática de incompatibilidades, se vienen actualizando y especializando con funcionalidades más robustas, diversas y personalizadas; permitiendo transferir el conocimiento de diseño y construcción a reglas de verificación automáticas. Sin duda, el uso de estas herramientas brindará una gran ayuda al responsable de la gestión de incompatibilidades en un proyecto.

Una nueva visión para el diseño en la construcción

La palabra clave es INTEGRACIÓN. Y esta, debe extenderse a todo aspecto, desde la integración de la información, de los procesos, de las personas, hasta los sistemas y componentes que constituyen el producto final a entregar al cliente. Ello involucra invertir mayor atención, recursos y tiempo en el diseño, migrando de un trabajo lineal y secuencial a un estilo concurrente, colaborativo y con ciclos cortos de revisión y evaluación de las soluciones de diseño; lo que permitirá importantes ahorros en la etapa de construcción acompañado de un aumento de productividad.

Deja un comentario