El proceso BIM (Building Information Modeling) hace alusión a dos alcances fundamentales de una obra de construcción deseada, primero una metodología organizada y bien estructurada para la ejecución de las labores asignadas a cada uno de los actores, y segundo con la generación de un modelo de proyecto optimo sobre el cual todos puedan trabajar. En este proceso BIM interviene los procesos desde su etapa de planificación y diseño hasta la etapa de operación y vida útil de la estructura. En este operan las diferentes disciplinas e industrias que componen un proyecto de obra civil como: administradores, consultores, constructores, interventores, fabricantes y todos aquellos que se relacionen con el abastecimiento de la industria de la construcción.

Este concepto de trabajo ha llegado a los diferentes proyectos relacionados con viviendas e infraestructura. Los cuales se han beneficiado mediante la disminución de:

  • Tiempos de ejecución
  • Costos
  • Retrabajos debidos a la coordinación
  • Riesgos

Sin embargo, en la etapa de diseño y ejecución, cuando los proyectos se realizan bajo el concepto de BIM comúnmente no se considera la información proveniente de los estudios geotécnicos, que son de cumplimiento obligatorio, ya que de estos se deriva la definición de las fundaciones de cualquier estructura y por ende son uno de los más necesarios.

Como tal el proceso BIM consta en ejecutar la construcción de un proyecto dos veces, una en un ambiente digital y otra en el espacio físico, por lo que incluir los datos obtenidos del suelo es un proceso que podrá beneficiar el proyecto en la toma de decisiones en las etapas de diseño y construcción. El estudio de suelos es un costo en el que incurre los proyectos, con el fin de realizar el diseño de las fundaciones (cimentaciones) de una estructura, ya sea de vivienda o infraestructura. Estos estudios representan un costo que hacen parte del 15% (variable) de los costos directos determinados para un proyecto en la industria de la construcción aproximadamente, en el que la información es utilizada sólo para este fin.

Los estudios geotécnicos definen las formaciones y tipo de suelos predominantes, además de los perfiles encontrados en la zona de proyección de la obra (caracterización del suelo), donde se pueden encontrar restos de estructuras pre existentes y formaciones rocosas que en obra no son apreciables.

Al momento de incluir los datos del estudio geotécnico sobre el modelo centralizado se busca abastecer de información a las diferentes etapas del proyecto, principalmente a las de diseño y construcción. En esta información se podrá incluir información en los flujos de trabajo relacionada con las decisiones como la posición de los sondeos y número de estos.

Usualmente no se realiza la inclusión del estudio de suelos dentro de la metodología BIM debido a que se considera que es un proceso tedioso. Sin embargo, la migración de los datos obtenidos en el estudio geotécnico con la interoperabilidad que ofrece los softwares de Autodesk no representa procesos que demanden gran cantidad de tiempo, además es una información disponible en la que se puede generar un mejoramiento de la comprensión del sitio generando un ahorro en costos.

La inclusión de la geotecnia en el desarrollo de un proyecto BIM trae grandes beneficios en la etapa de diseño de un proyecto, pues a través de la visualización 3D se llega a una mayor comprensión de la interacción de los elementos estructurales y arquitectónicos con el sustrato, facultando a los diseñadores de arquitectos e ingenieros estructurales a entender más el entorno a la hora de tomar decisiones.

Por otro lado, en la ejecución del proyecto si se dispone de la información del estudio geotécnico en el modelo centralizado se dispondrá de mayor información en el sitio de obra, capacitando al equipo encargado de llevar a cabo la construcción a una mejor toma de decisión en base a las condiciones del sitio de trabajo, ya que de este se podrán considerar aspectos de importancia para una obra como:

  • Empujes y niveles freáticos
  • Profundidad y tipo de juntas en muros de contención o muros pantalla
  • Cotas en elementos como pilotes o pozos
  • Drenajes
  • Impermeabilizaciones semi envolvente bajo tierra

Estas situaciones son las que representan las problemáticas en obra más constantes a la hora de los procesos preliminares, debido a que en el momento de llevar a cabo un movimiento de tierras los constructores no conocen con claridad las condiciones existentes en lo que a suelo se refiere. Por lo que implementar dicha herramienta sobre el modelo centralizado representará una ventaja también a la hora de ejecutar la construcción del proyecto. Además, permite obtener valores de volumetrías y movimiento de tierras más acertados, ya que en estos se considera en cada una de las zonas los coeficientes del suelo obtenidos en los estudios geotécnicos.

De ahí la importancia de realizar la implementación de los estudios geotécnicos dentro del modelo BIM, ya que estos generan un espacio para aplicar la ingeniería de valor en los procesos de diseño y ejecución del proyecto, permitiendo ajustar la realidad del sitio a las necesidades específicas, generando una disminución de incertidumbre y costos a los procesos que se ejecutan. Y un aumento de calidad en las obras requeridas.

Si deseas conocer más acerca de los beneficios de implementar BIM no dudes en contactarte con Alejandra Martínez en el teléfono 2656868 ext. 305 o al correo info@iac.com.co

 

Autor: Juan David Colorado Álvarez, Ingeniero Civil

Para conocer más sobre este y otros temas contáctanos escribiendo a info@iac.com.co. Igualmente, si quieres publicar tus artículos sobre temas de tendencia en la industria en nuestro blog, puedes enviarlos al mismo correo electrónico.

Deja un comentario