News & Events

“BIM es la utilización de una representación digital compartida de un bien o activo, para facilitar los procesos de diseño, construcción y operación para formar una base fiable para las decisiones”

Tomado de ISO19650-1

Las definiciones de BIM por lo general se esfuerzan por resaltar el trabajo colaborativo y concurrente entre las diferentes disciplinas que intervienen en el desarrollo de los proyectos. Lo que obviamente se traduce en una facilidad para los procesos de los diseños técnicos. ¿Pero es una facilidad para el diseño de la arquitectura?

Este interrogante es particularmente sensible para la arquitectura, ya que existen tantas maneras de aproximarse al proyecto como profesionales de la arquitectura, lo cual lo hace ver bastante complejo. Pero tras haber concluido diez implementaciones BIM puedo afirmar que definitivamente si es una gran ventaja el uso de las herramientas BIM para la aproximación al diseño del proyecto sin importar tu manera de proyectar. Todas las herramientas que sirven a BIM, podrán ofrecerte algo para ayudarte en la toma de decisiones.

En lo personal considero que cuando el arquitecto se acerca al mundo BIM lo hace con cierto recelo, justificado por demás, dado el difícil momento que atraviesa la profesión, que cada vez se ve más reducida a las necesidades de la industrialización de la construcción, que mal entendida produce un mundo lleno de clichés que solo buscan la rentabilidad del ejercicio a costa de la habitabilidad, entre otras. Lo que sin duda va contra los principios éticos y sociales de las buenas prácticas arquitectónicas de otrora. Pero esto es solo una posibilidad, también podemos los arquitectos encontrar en BIM el soporte para nuestros conceptos que nos permitan defender el proyecto y sus verdaderas causas humanísticas. Una defensa que si el racionalismo excesivo de quienes hoy toman las decisiones lo piensan bien va a favor del beneficio económico de todos.

En otras palabras, un proyecto más amable de habitar produce no solo felicidad y un mejor clima social, sino utilidades económicas, pues se vende más rápidamente y otorga buena reputación a quienes lo construyen.

Es por este segundo abordaje del concepto BIM es que yo aun permanezco procurando hacer ver a todos de las bondades de esta metodología y es por esto también que estoy trabajando en un taller BIM exclusivo para arquitectos, en donde podamos tener un espacio de conciliación de conceptos y también pongamos a prueba las diferentes herramientas BIM en favor de la arquitectura.

No obstante, también quiero dejar claro que BIM es demandante, es decir te exige como arquitecto, tienes que conocer las técnicas de construcción, los materiales empleados, los procesos y necesidades del constructor con el firme propósito de desarrollar los proyectos con un alto nivel de información que permita reproducir el proyecto virtual en el mundo real de la forma más fiel posible.

Tenemos que superar el paradigma actual en que la mayoría de arquitectos solo logramos desarrollar el proyecto hasta la etapa de anteproyecto y que de ahí en adelante el constructor lo modifica a su conveniencia, para lograr desarrollar proyectos completos con todos sus detalles y llenos de información pertinente, incluso técnica. Lo cual posibilita que la arquitectura sensata, afectiva se pueda construir.

Los invito a estar pendientes de la segunda entrega de este artículo en donde haré la presentación del nuevo taller.

Espero sus comentarios para fortalecer estos conceptos .

Autor: Juan Diego Pareja Vélez

Arquitecto MP A27242012

 

Deja una respuesta