Por: Nicolás Villa Peláez, Coordinador de transformación, Constructora Bolívar 

Uno de los factores que hizo que BIM revolucionara la forma en la que trabajamos en
nuestra industria es que logró impulsar el trabajo colaborativo en varias actividades. El
proceso BIM parte de la premisa que en cada actividad existen diferentes actores con
habilidades y conocimientos que son importantes. Por lo tanto, para que un proceso se dé
con buena calidad es clave que cada persona aporte su grano de arena con base en sus
conocimientos. Ninguno de nosotros es Einstein pero si nos unimos estamos más cerca de
serlo.

Es por esto que quiero hablarles de los elementos y conocimientos claves que se deben
asegurar en una coordinación BIM. Profundicemos primero, en qué es una coordinación: la
coordinación es el proceso en el cual se revisan y corrigen los diseños arquitectónicos y de
ingeniería con el fin de eliminar reprocesos que podrían presentarse en las fases de
construcción y mantenimiento.

Teniendo en cuenta lo anterior, para que una coordinación sea de calidad debe contar con
los siguientes elementos:

1. Cumplimiento de la norma: todos los modelos BIM deben cumplir con las normativas
respectivas de cada disciplina según la región. Entonces, el proceso de coordinación
debe garantizar que estas normas de diseño y de construcción se estén cumpliendo.

2. Constructibilidad: pasa con frecuencia que lo diseñado no es viable para su
construcción, es por esto que en este aspecto el proceso de coordinación debe
cerciorarse que todos los elementos diseñados se puedan construir tal como se
plantearon en el diseño. Se debe tener en cuenta que ningún elemento debe
colisionar con otro.

3. Optimización: es clave que en el proceso de coordinación vayamos más allá de la
constructibilidad pues los diseños también deben ser óptimos, definiendo la
optimización como el punto de encuentro entre la eficiencia y la funcionalidad.
Cumplir con esto es complejo cuando se tienen en cuenta diferentes disciplinas
interactuando en el mismo espacio, sin embargo, el proceso debe asegurar que los
diseños sean integralmente óptimos.

Con base en estos 3 elementos, podemos definir que los conocimientos que deben hacer
parte del proceso son el técnico y normativo de cada una de las disciplinas involucradas, el
conocimiento en construcción y el conocimiento BIM. Es importante tener en cuenta que el
proceso debe ser BIM, por lo tanto, todos los involucrados deben conocer sobre la
metodología BIM y el manejo de las herramientas se debe definir según el rol.

Sin importar cómo tienen organizado su flujo de trabajo deben garantizar que estos
elementos se revisen y que las personas que participen en el proceso de coordinación
tengan el conocimiento necesario para cumplirlos. Para concluir, quiero añadir que hagan
un esfuerzo alto en tener control sobre las lecciones aprendidas y las buenas prácticas
adquiridas en construcciones pasadas pues también hacen parte fundamental del proceso
de coordinación.

Para conocer más sobre este y otros temas contáctanos escribiendo a info@iac.com.co. Igualmente, si quieres publicar tus artículos sobre temas de tendencia en la industria en nuestro blog, puedes enviarlos al mismo correo electrónico.

Deja un comentario