Autor: Lorenza Martínez

Hace poco menos de medio año se inauguró en Medellín el primer centro de la Cuarta Revolución Industrial del Foro Económico en Latinoamérica, éste es el quinto centro de este tipo en el mundo, existen también en San Francisco (Estados Unidos), Tokio (Japón), Beijing (China) y Mumbai (India). “Para ponerlo en marcha fueron destinados por parte de la Presidencia de Colombia y el municipio de Medellín más de US$3 millones, que respaldarán su funcionamiento por tres años” (Dinero.com, 2019). Según menciona la revista Dinero, este centro es también el primero de Hispanoamérica. El cual se espera tenga un impacto significativo en la manera de trabajar en la región.

Como mencionó el Presidente Duque en el acto inaugural, “si no revolucionamos nuestros mercados laborales y nuestro sistema educativo no seremos ganadores en esta cuarta revolución. Y eso es lo que buscamos con este nuevo centro, dar herramientas para que el talento y los emprendimientos progresen”.

La ceremonia de inauguración contó con la participación del presidente de Colombia Iván Duque, el alcalde de Medellín Federico Gutiérrez, la directora para América Latina del WEF (World Economic Forum/Foro económico Mundial) Marisol Argueta y el miembro de la junta de WEF Murat Sonmez.

Según Klaus Schwab -fundador del Foro Económico Mundial- Cuarta revolución Industrial se define como “la combinación de sistemas digitales, físicos y biológicos en pro de la transformación de la humanidad. Se caracteriza por la velocidad, el alcance y el impacto en los sistemas” (Schwab, 2016)

La Cuarta Revolución Industrial ha sido utilizada por diferentes CEOs en el mundo y la industria misma para describir distintas tecnologías como inteligencia artificial, impresión 3D, Internet de las cosas, entre otros, como lo describe CNBC (Schulze, 2019), y enmarca la manera en la que se transforma el mundo a través de la tecnología, su relación y la influencia que tiene en la manera en la que opera la comunidad. Esta está definiendo la manera en la que vivirá la sociedad; quienes para este caso son los clientes de esta Revolución.

En Colombia es un término nuevo en las distintas industrias, aunque no está tan adoptado como algunos de sus componentes, los diferentes actores de la economía del país ven en este centro una gran oportunidad para el desarrollo de competencias y habilidades dentro de un mercado laboral con un camino de evolución por delante, donde se dan diferentes oportunidades, no solo para la ciudad, sino para todo el país en términos educativos, laborales y de innovación.

Juan Pablo Valois, ingeniero de sistemas y experto de Inteligencia artificial mencionó al periódico El Tiempo que en Colombia “aún no se es consciente de la magnitud de esta revolución, pues no se sabe en qué consiste, pero que se está empezando a apreciar el impacto y la capacidad de confluencia de las tecnologías que nos rodean” (Mercado D. , 2019)

En términos del estado del país en materia, también menciona Juan David Aristizábal, el único latinoamericano entre los copresidentes del Foro Económico Mundial, “La gente no está aprendiendo lo que requiere el mercado en este tiempo. Tenemos que entender que debe cambiar el sistema educativo, porque si no lo hacemos tendremos una crisis económica muy seria. Tenemos el futuro en nuestras manos” (Morales, 2019). Lo que convierte a este centro en la oportunidad de muchos de entender lo que requiere no solo el mercado laboral Colombiano, sino también el internacional, sabiendo esto podremos tener un panorama más claro del camino a seguir para proyectarnos en términos laborales y conseguir nuevos retos.

Como se menciona al principio de este texto, el cliente de la Cuarta Revolución Industrial y cada una de las tecnologías y procesos que la componen, son las sociedades a las cuales impacta, en este caso puntual quienes consumen Medellín como ciudad y hacen parte de sus sistemas. Un cliente que no solo es el habitante de esta, sino todo aquel que la visita, tiene expectativas y busca recibir experiencias y valor de parte de la ciudad como marca.

Sobre todo, en una era en la que el cliente debe ser el centro de todas las acciones que se tienen en las diferentes industrias que componen la sociedad que recibe este centro del WEF. Nos vemos ante un circulo, en el cual la tecnología que trae consigo la Cuarta Revolución Industrial no afecta únicamente la manera en la que como miembros de la sociedad trabajan las personas (World Economic Forum, 2018), sino también la manera en la que las empresas se conectan con estos mismos miembros de la sociedad como consumidores o clientes de las diferentes industrias.

Bien ahora, ¿de qué se tratan estos centros del Foro Económico Mundial (WEF)? “La red de Centros para la Cuarta Revolución Industrial reúne a gobiernos, compañías líderes, sociedad civil y expertos de todo el mundo para co-diseñar y probar enfoques innovadores en la política y gobierno de la tecnología. Su visión es dar forma al desarrollo y uso de la tecnología de manera que se maximicen los beneficios y los riesgos se minimicen. La red desarrolla, implementa y amplía proyectos piloto ágiles y centrados en el ser humano que pueden ser adoptados por responsables políticos, legisladores y reguladores, y empresas al rededor del mundo” (World Economic Forum, 2019).

Su función principal, según mencionan los más de 100 socios que componen la red del Foro Económico Mundial es velar por que la aplicación de las tecnologías emergentes beneficie a las personas y al planeta. (Mercado, 2019); en cuanto a la sede en Medellín, “Las funciones del centro, según Alejandro Franco, director de Ruta N, serán analizar qué está pasando con las nuevas tecnologías y trabajar en cómo armonizar su implementación y sobre todo su apropiación temprana en el empresariado, la academia y la sociedad” (Mercado, 2019). De las nueve áreas de trabajo, este centro contará con 15 personas enfocadas en Internet de las Cosas, Blockchain e Inteligencia Artificial.

Expertos coinciden en que la Academia será fundamental para que se cumplan los objetivos de este centro con la sociedad, generar empleos de calidad y pertinencia, entre otros.

“De acuerdo con datos de Ruta N, en los próximos tres años se abrirán por lo menos 20.000 vacantes asociadas a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

Cifras del Dane indican que en Medellín hubo 243.000 en 2018 desempleados, para una tasa del 11,7 por ciento. De igual forma, la tasa de desempleo juvenil pasó de 18,2% a 19,6% entre 2017 y 2018 mientras que los ‘ninis’ (de 14 a 28 años que ni estudian ni trabajan) pasó de 17,3 a 18,4 por ciento en ese mismo lapso de tiempo” (Mercado D. A., 2019).

En conclusión, la inauguración de este centro será de mucho valor para la sociedad. Pero requiere de calidad de estos mismos para poder desarrollarse como centro, pues en la realidad compite con los resultados de otros 4 centros en el mundo, si no presenta los resultados esperados, no podrá entregar los beneficios mencionados. Por lo tanto es un trabajo entre ambas partes; el centro debe generar valor a sus clientes para que estos inyecten más valor y así seguir su crecimiento.

La cultura que se cree en torno a los avances que trae este centro para la comunidad será un factor determinante en la manera en la que evolucione este. Este centro tendrá 3 años para demostrar resultados tangibles, de lo contrario no se renovará su permiso de operación por parte de WEF.

Por último, ser el único centro de este tipo en Hispanoamérica le otorga un valor agregado, el cual puede aprovechar para generar valor social hacia quienes hagan uso de él, así como valor funcional, y la manera en que aprovechen la tecnología a favor de estos clientes, podrá a su vez generar valor emocional. Con la combinación de estos factores podrán fortalecerse hacia el cliente como su principal actor en el camino al éxito como organización en esta región.

Referencias

Dinero.com. (30 de Abril de 2019). Inauguran en Medellín el primer Centro para la Cuarta Revolución Industrial de Hispanoamérica. Dinero.

Jones, J. (19 de Enero de 2019). Medellín to host Latin America’s first Center for Davos’ Fourth Industrial Revolution. The Bogota Post.

Mercado, D. (5 de Mayo de 2019). Los 4 retos que trae la Cuarta Revolución Industrial a Medellín. El Tiempo.

Mercado, D. A. (30 de Abril de 2019). Inauguran centro para la Cuarta Revolución Industrial del continente. El Tiempo.

Morales, I. G. (23 de Enero de 2019). El mensaje del joven colombiano que representa al país en Davos. El Espectador.

Nambisana, P., & Watt, J. H. (2011). Managing customer experiences in online product communities. Journal of Business Research, 889-895.

Portafolio. (28 de Abril de 2019). Medellín inaugura centro para la Cuarta Revolución Industrial. Portafolio.

Restrepo, M. L. (2015). Kapital Cliente. Bogotá: Editorial CESA.

Schulze, E. (17 de Enero de 2019). Everything you need to know about the Fourth Industrial Revolution. CNBC.

Schwab, K. (2016). The Fourth Industrial Revolution. Cologny, Geneva, Switzerland: World Economic Forum.

World Economic Forum. (2018). The Future of Jobs Report. World Economic Forum.

World Economic Forum. (30 de Abril de 2019). Colombia asume el papel de líder mundial en n  Cuarta Revolución Industrial y abre un centro de tecnología emergente en Medellín. San Francisco, California, Estados Unidos.

Deja un comentario