Autor: Juan Manuel Hoyos, Ingeniero Civil

A estas alturas se debe reconocer que la importancia de implementar BIM radica en que las actividades de ingeniería y construcción generan aproximadamente el 6% del producto mundial bruto, a pesar de que su productividad no está al nivel de otras industrias. Sin embargo, a la vuelta de 10 años que los procesos de la industria estén digitalizados por medio de BIM, se espera un ahorro del 12% al 20% anual en la producción de estos (World Economic Forum y The Boston Consulting Group, 2018).

Con esta premisa en mente, las empresas que tienen relación con el sector de la construcción están haciendo su mayor esfuerzo para adaptar el proceso BIM a sus actividades económicas; sin embargo, BIM representa un desafío de implementación ya que es una forma de trabajo nueva en la industria. Así pues, una vez empezada la implementación del proceso, es necesario evaluar constantemente el estado actual de la empresa en cuanto a recursos y procesos con el fin de identificar las mejoras y pasos a seguir para la implementación BIM. Posiblemente a estas alturas te estés preguntando cómo se hace esta evaluación, y su respuesta es que se puede hacer de diversas formas; no obstante, una de las cuales está tomando mayor fuerza es la evaluación de la madurez BIM.

La evaluación de madurez BIM es una forma de valorar qué tan desarrollados están los procesos de una empresa relacionados con BIM, y tiene como finalidad que la empresa haga una autoevaluación para saber en qué aspectos tiene que mejorar para seguir haciendo una correcta implementación del proceso. Con base en esto, Ingeniería Asistida por Computador (IAC) ha desarrollado su propia evaluación de madurez BIM donde se destaca la importancia de desarrollar la implementación BIM en torno a 5 categorías o ejes, estos son:

Procesos: Se evalúa la existencia de procesos BIM definidos, documentados, gestionados e integrados con el resto de los procesos de la organización. En particular, con esta sección se hace referencia a procesos BIM.

Tecnología: Se evalúa el nivel de madurez en relación con las herramientas de software, hardware y conectividad. En el aspecto de conectividad se da relevancia a contar con herramientas de trabajo colaborativo y acceso remoto en función del rol.

Organización/empresa: Se busca conocer la alineación existente entre la visión y estrategia general de la empresa con su visión y estrategia BIM. Se busca identificar si se considera BIM como un proceso estratégico que genera nuevas oportunidades de negocio.

Personas: Se evalúa la relevancia que se le da a las personas como base fundamental para el proceso BIM. Busca conocer principalmente la claridad que se tienen en la definición de los roles y el abordaje para el entrenamiento en relación con BIM.

Estándares: La sección de estándares busca conocer la madurez de la empresa en relación a los documentos, estándares y plantillas que son la base para la ejecución BIM.

La razón de escoger estas 5 categorías radica en que Ingeniería Asistida por Computador es consciente de que la buena implementación BIM no se limita únicamente a aspectos tecnológicos, sino que debe haber una articulación adecuada entre todo lo que compone el proceso, de tal manera que BIM afecte transversalmente toda la empresa. Cabe resaltar que, según lo anterior, cada eje de evaluación tiene el mismo peso porcentual dentro de la evaluación de madurez BIM.

Ahora bien, para realizar una buena evaluación de la implementación BIM no es suficiente con definir categorías, sino que los resultados tienen que ser medibles. Para la medición de los resultados, IAC ha tomado como referencia el Modelo de Madurez de Capacidades (CMM) desarrollado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Este modelo define 5 niveles de madurez para evaluar el estado de desarrollo de un proceso, estos son:

Nivel 1. Inicial, Ad-hoc: Es un nivel de madurez que se caracteriza por la ausencia de una estrategia bien definida y la escasez de procesos documentados. Este nivel responde al caso en el cual cada integrante del equipo realiza sus actividades de forma desvinculada al resto y ejecuta sus tareas según crea que es más conveniente hacerlas. La estructura organizacional carece de roles BIM definidos y de predictibilidad baja o nula.

Nivel 2. Definido: Este nivel se caracteriza por presentar unos procesos y políticas de implementación con una documentación básica que se toma como referencia inicial para la ejecución de actividades. Además, la visión BIM empieza a ser entendida y apoyada por los altos directivos de la empresa. En este punto empieza a haber una formalización del proceso BIM, definiendo unos roles que tienen responsabilidades concretas.

Nivel 3. Gestionado: En este punto las pautas, guías, estándares y documentación de procesos está completamente definida; además, es entendida y compartida tanto por el área técnica como por otras áreas de la empresa a las cuales esta documentación abarque. La implementación presenta planes de acción concretos, que son llevados a cabo y monitoreados. Además, el área de marketing reconoce y explota oportunidades de negocio que surgen de BIM y los roles están definidos.

Nivel 4. Integrado: Como su nombre lo indica, este es un nivel de madurez en el cual BIM se integra con la estrategia y visión de la empresa, además de que los procesos y sistemas BIM se integran con otros procesos y sistemas de la empresa. Las oportunidades de negocios son parte de la ventaja competitiva y se hace uso de los indicadores de desempeño para aumentar la productividad, manteniendo consistencia y predictibilidad en todos los proyectos.

Nivel 5. Optimizado: El nivel optimizado es la máxima madurez posible que se puede alcanzar en torno a un proceso, y su principal característica es la búsqueda constante de actualizaciones y tecnologías que ayuden a potenciar el desarrollo de BIM en la empresa. Adicionalmente, la empresa ha internalizado la visión BIM y la estrategia de implementación se revisa y realinea continuamente con la estrategia de la empresa.

Como se vio anteriormente, cada grado de madurez muestra una definición más detallada del anterior, incorporando mejores prácticas colaborativas y de integración en pro de aumentar la eficiencia en el proceso Building Information Modelling.

Quizá uno de los aspectos más importantes de la evaluación de madurez BIM de IAC es que se envía un informe con resultados al correo electrónico registrado durante de la evaluación. En dicho informe se muestra el resultado general, los resultados por categorías, una serie de recomendación personalizadas que se deben tener en cuenta en pro de aumentar la efectividad de la implementación BIM en la empresa, y una explicación de cómo se deben interpretar los resultados. Para el desarrollo de dichas recomendaciones se han tomado referencias tales como normativas internacionales y la matriz de madurez de Bilal Succar, a quién se agradece por permitir utilizar su trabajo como referencia.

Si quieres realizar la evaluación de madurez BIM de Ingeniería Asistida por Computador, te invito a ingresar directamente a https://www.iac.com.co/evaluacion-de-madurez-bim/ donde podrás encontrar el enlace directo a la evaluación.

Deja un comentario